Adiós vacaciones. Hola rutina.

¿Sientes que no tienes fuerza para aguantar toda la jornada laboral? ¿Crees que el sistema está mal montado? ¿Te inunda una tristeza enorme y te ves sin vida? ¿Crees que sólo vives para trabajar? .

Puede ser que estés sufriendo el síndrome postvacacional. Tranquil@,  de alguna manera, todos lo hemos sufrido alguna vez. Personalmente, yo soy especialmente sensible a estos mini traumas durante el año. Pero hay una buena noticia! Se estima que su duración oscila entre dos y seis semanas.caz.

Portada Adiós vacaciones

Hacer un parón de dos o tres semanas para disfrutar de las tan ansiadas vacaciones puede traer consecuencias negativas a la vuelta. ¿Significa esto que hay que abolir las vacaciones o descansar pocos días? Por supuesto que no, sólo faltaría.

En esos días de descanso cambiamos nuestros hábitos, dedicamos más tiempo a nuestros hobbies, a descansar, a disfrutar más del ocio, de la naturaleza, de los nuestros y de nosotros mismos… Si realmente desconectamos (se dice que a partir de la segunda semana se empieza realmente a desconectar), es posible que a la vuelta nos topemos de frente con el estrés,, el ritmo álgido y las horas de silla. Sí, efectivamente, es un golpetazo con la realidad.

Foto 2 Adiós vacaciones

¿Cómo podemos combatir sus efectos?

Si te queda poco para volver a tu rutina…

  • Puedes tratar de hacer pequeños cambios en los hábitos del día para que se vayan acercando a lo que te espera a la vuelta, por ejemplo, puedes acostarte antes y tratar de madrugar un poco más.
  • Se recomienda no volver de vacaciones (si estas fuera) justo el día antes de volver al trabajo.

Si ya has vuelto al trabajo…

  • Cuida tu alimentación. Hay alimentos que nos lo pondrán más fácil: los frutos secos te darán energía, el chocolate nos ayudará a ser más felices, no te olvides del plátano y la piña y su aporte de triptófano que te aportará vitalidad y para aumentar tu buen humor, pescado azul (sardinas, boquerones…).
  • Retoma el ejercicio. El ejercicio te hará relajarte liberando el stress y dormirás mejor.
  • No te tomes demasiado en serio y ríete de tí mismo. Rodéate de personas positivas y alegres. Esta sensación pasará rápidamente y no merece la pena amargarse.
  • Date pequeños placeres al día: una ducha relajante, un trozo de chocolate negro después de cenar, una copita de vino o diez minutos de meditación…
  • Proponte nuevos proyectos, nuevos viajes, algo que te haga tener una ilusión extra y algo en lo que pensar con una sonrisa.

Si finalmente consideras que aún haciendo todo esto no quieres ir cada día a trabajar, quizá es buen momento para replantearte qué quieres hacer con tu vida: ¿freelance? ¿emprendedor? ¿buscar un nuevo reto en otra empresa? Decidas lo que decidas, lucha por lo que te gusta y te hace feliz, sino seguramente siempre pases despapercibid@.

Write a comment

ACEPTAR
Aviso de cookies