Los Millennials ya no son la generación del ibuprofeno

Uno de los grandes retos que nos encontramos a día de hoy, sobre todo en el ámbito tecnológico, es cómo motivar y fidelizar a la famosa generación Millennial. Las compañías están intentando implementar todo tipo de remedios pero parece que el ibuprofeno (billar, futbolín, zona de relax, bollería y fruta, terraza, juegos recreativos, etc.) pese a ser el más extendido, ya no funciona.

Ni siquiera con acciones de employer branding orientadas a una mejora de la salud mental y física es suficiente: gimnasio, yoga, mind-fullness, masaje, teletrabajo… Naaaada les llena!! La tendencia nos indica que la rotación de este tipo de profesionales es cada vez más elevada.

Entonces…¿qué quiere esta generación tan mimada?

Con lo que nos costaba tiempo atrás el simple hecho de tener algo de flexibilidad laboral o que nos pusieran una máquina de café para todos, aunque tuviésemos que pagar las cápsulas! Cómo han cambiado los tiempos!

Si estar en la oficina mola más que estar en casa, ¿por qué quieren un cambio con tanta frecuencia?

Aquellos que pensáis que vuestra empresa no es moderna y que ni de lejos puede ofrecer tantos beneficios atractivos, echadle un vistazo a esta infografía sobre la rotación que tienen algunas de las compañías más populares a nivel mundial:

imagen 1

Si estos ejemplos, que tienen todos los recursos existentes, no son capaces de lograr una media superior a 2 años, ¿dónde está el problema?

En mi opinión, el principal escollo radica en que no se enfocan en la parte superior de la pirámide de nuestro viejo amigo Maslow: la autorrealización, el reconocimiento y la afiliación.

Imagen 2

A lo largo de nuestra vida estamos vinculados y nos relacionamos con otras personas de acuerdo a nuestras actividades, intereses, aficiones, hobbies, etc. El ser humano no podría vivir sin relacionarse con los demás, puesto que es un ser social y necesita sentir que pertenece a un grupo. Todos sabemos que existe y le damos importancia, pero…

  • ¿qué plan tenemos desde un enfoque del liderazgo consciente para crear este sentimiento de “pertenencia”?
  • ¿cómo creamos la conexión emocional entre compañeros e incluso con el líder?  
  • ¿cuántas herramientas aplicas en tu día a día para sacar el máximo potencial de cada miembro del equipo?

Adelanto que los afterworks y los team buildings no son suficientes!

Últimamente hablamos mucho sobre reconocimiento y feedback, pero resulta que en la mayoría de ocasiones nunca nos hemos parado a pensar qué es el trabajo bien hecho para nosotros y qué es lo que esperamos exactamente de nuestro equipo. Lo que sí tenemos claro aunque no razonemos, es lo que no nos gusta!

Por lo que al feedback respecta, ¿pensáis que sois capaces de darlo bien estructurado y de forma constructiva a la vez que dejáis hablar a la persona durante un 70% del tiempo que dura la conversación? Parece una tarea sencilla, pero es una habilidad que muy pocos traen consigo de serie.

En los equipos competentes prácticamente todos los integrantes quieren crecer en lo personal y en lo profesional; ¿creéis que le dedicáis el tiempo y esfuerzo suficientes a cubrir esta necesidad?

El liderazgo no es sobre el líder, es sobre su equipo, pero empieza por el líder. Por ello, éste nunca debería dejar de formarse y de esforzarse por lograr mayor conciencia de sí mismo y responder así a las últimas tres necesidades de la cúspide de la pirámide.

Si eres un/a responsable de HR, gestionas un equipo o lideras tu propia empresa, esto te puede interesar:

https://is.gd/NsTLca




Acepto la Política y Privacidad




Acepto la Política y Privacidad




Acepto la Política y Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies