No todos los recruiters son malos

Recruiter.- Dícese del especialista en recursos humanos que busca y escoge determinados candidatos para puestos, por lo general, muy específicos.

Sin embargo, ¿qué pasa si buscamos ahora mismo “recruiters” en Google?

imagen 1

Los recruiters son…mentirosos, vagos, demonios, molestos, etc…:s

Bien, no nos sorprenden los calificativos que aparecen pero me gustaría explicar más a fondo qué implica ser recruiter e intentar cambiar la visión o la percepción que se tiene.  

Hoy, sin ir más lejos, he leído una crítica hacia los recruiters IT en general, diciendo  que únicamente se centran en contratar perfiles “seniors” (de unos 5 años de experiencia) y que dejan de lado a los juniors y a los más seniors.

Normalmente los que deciden los requisitos de los perfiles a seleccionar son los clientes que contratan el servicio o, si la búsqueda es interna, el responsable del departamento en cuestión con quien trabajará el candidato. En ningún caso el “headhunter” tiene potestad para ese tipo de decisiones; como mucho, si hay confianza, puede hacer sugerencias en base a su experiencia.

Otra de las críticas habituales hacia los “talent acquisition”,”talent developers”, “headhunters”, “recruiters” o como queramos llamarle, es que “spamean” a los profesionales con plantillas estándar y envían mensajes confusos y con poca información. Me rindo a la evidencia, es totalmente cierto!!

Es todo un clásico encontrar frases como: “empresa internacional líder en el sector  de e-commerce ubicada en el centro de Barcelona”, “rango salarial competitivo en el mercado”, “posición que se adapta a la trayectoria de tu carrera profesional”, etc, etc…

Las empresas deberían reflexionar y poner el foco en trabajar los mensajes, aplicar buenas prácticas y transmitir a las personas la información que realmente necesita conocer para valorar un cambio profesional. No más bullshit please!!!

El impacto negativo provocado por asignar KPI´s vinculados al volumen de actividad del recruiter es incuestionable (nº de llamadas, nº de entrevistas, visitas a clientes, etc…) y nos aleja de ofrecer un trato humano y de calidad tanto al candidato como al cliente. A medida que pasa el tiempo este hecho va desvirtuando el mundo de la selección y la figura del headhunter.  ¿Creéis que tiene sentido poner KPI´s que van a volumen cuando se trata de personas y no de productos?

¿Cuántos recruiters se ven presionados a cumplir con el objetivo de cierres mensuales (pase lo que pase) porque sino su puesto peligra?

Esto provoca una cantidad de errores que después son susceptibles de ser criticados, y con razón!!:

  • Copy paste de mensajes con nombres equivocados
  • Falta de feedback a los candidatos por la multitud de procesos que se gestionan y que no se trabajan al 100%
  • Falta de información sobre el proyecto
  • Desconocimiento de las necesidades reales del cliente
  • Y lo mas peligroso! Querer incorporar a alguien con “calzador” en algún proyecto que realmente no sea de su agrado

Como pasa en todos los sectores, habrá recruiters que se dedican a ello como se podían haber dedicado a cualquier otra cosa que les dé un sueldo mensual, mientras que habrá otros que lo hacen porque les flipa. Creo que no es justo que todo el colectivo se haya forjado una mala imagen por culpa de una parte, pero pese a esto, tenemos la oportunidad de hacer autocrítica y ponernos las pilas para ser capaces de crear experiencias memorables y, sobre todo, cambiar la vida de las personas.

¡Qué ilusión hace cuando una persona acepta una oferta! Y no lo digo por el solo hecho de cerrar el proceso, sino porque en tu interior sabes que le has ayudado y que le has buscado lo que crees que más le encaja. En contrapartida le solucionas un problema al cliente o al hiring manager de tu empresa que lleva semanas o meses sudando la gota gorda para dar con el perfil idóneo.

YO SOY RECRUITER y lo digo con mucho orgullo y con la ilusión de que así sea por muchos años. He cometido cientos de errores y seguro que vendrán muchos más, pero siempre me esforzaré por mejorar, aprender de mis compañeros, de la competencia, de mis clientes o de quien sea.

Como decía la madre Teresa de Calcuta y repite el pedazo crack de Küpeers siempre que puede: “Que nadie llegue jamás a ti sin que al irse se sienta un poco mejor y más feliz.”

Deberíamos sentirnos afortunados porque pertenecemos a la minoría de profesiones que son capaces de cambiar el futuro o el destino de los demás.

No sé vosotros, pero pasan los años y cada vez que logro cerrar un proceso de selección me invade un mix de emociones difícil de describir con palabras; es como cuando te preguntan: ¿qué te gusta más regalar o que te regalen?. Yo, sin duda, prefiero regalar, pero no sé explicar por qué… son sentimientos!!

Gracias a tod@s!!!




Acepto la Política y Privacidad




Acepto la Política y Privacidad




Acepto la Política y Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies