Ser “freelance” y no morir en el intento

¿Sabías que Mozart fue el primer freelance de la historia?

Como leí en un artículo del popular periodista “Máximo Pradera”, Mozart aprovechó un factor que tenía en contra (y es que no podía estrenar óperas) para inventarse los llamados “conciertos para piano”. Consiguió dar 27 conciertos donde él lo era todo: componía, buscaba la orquesta, el local y hasta los asistentes. ¿No le fue tan mal no?

Estoy seguro de que muchos de los que estáis leyendo este post os habéis planteado alguna vez ese cambio radical que supone pasar de “asalariado” a “freelance”, y es que la tendencia cada vez es mayor. Por ejemplo, se calcula que el 43% de profesionales que habrá en Linkedin (EEUU) en el año 2020 pertenecerán a esta última modalidad; sin duda, un dato muy significativo.

La buena preparación de algunos, el espíritu emprendedor y aprovechar una oportunidad con uno o varios clientes son los detonantes para dar el salto al mundo freelance y convertirse en el “autónomo del futuro”.

¿A quién no le gusta trabajar en remoto de vez en cuando, tener flexibilidad horaria, conocer diferentes sectores, utilizar las herramientas que te hacen ser más eficiente, marcar el pricing, etc, etc.?

Pero no todo es de color rosa; en la actualidad, la falta de protección social y las cargas fiscales aumentan el índice de estrés para este colectivo que incluso en momentos puntuales se puede llegar a sentir aislado. A esto hay que sumarle el riesgo de impago por parte del cliente y a la irregularidad de los ingresos, que suelen fluctuar bastante a lo largo del año.

Dicho esto, me gustaría compartiros algunos consejos que he aprendido con mis vivencias y que creo que os serán útiles si decidís lanzados “a la piscina”:

Organización de la jornada laboral

Personalmente, he llegado a la conclusión de que si organizo mi semana en función de las actividades y/o hobbies que más disfruto, soy más más feliz y más eficiente en mi trabajo. En mi opinión, una buena estrategia es que os marquéis al menos 3 actividades a la semana que para vosotros sean importantes (inglés, crossfit y recoger a tu hijo/a en el cole por ejemplo) y en base a eso os organicéis el horario. Aprovechad que sois dueños de vuestro tiempo y disfrutad de la oportunidad que os brinda trabajar por cuenta propia.

¡Importante! Hay que adaptar el horario a tus necesidades pero no hay que olvidar a qué horas del día somos más productivos para aprovecharlas.

Saber decir que NO

Un porcentaje muy elevado de los que arrancan como freelance tiene temor a “no sobrevivir” y tiende a coger cualquier proyecto que se le presenta. ¡¡¡ERROR!!! Una de las claves al inicio es aprender a descartar y a decir que NO. Es vital que analices el proyecto antes de comprometerte, mira con lupa la empresa/persona con la que colaborarás y, sobre todo, marca tú “lo que cuesta tu trabajo”. Cuando  una negociación empieza mal, es muy probable que el resultado final acabe peor que como empezó. ¡Intenta elegir proyectos que te motiven!

Espacio de trabajo

Tengo que reconocer que tiempo atrás no era consciente del impacto que puede tener el entorno de trabajo en tu rendimiento, pero después de pasar varios meses encerrado en casa lo comprendí; me sentía bajo de ánimos y cada tanto necesitaba esos momentos de desconexión, síntoma claro de que no era el ambiente más adecuado.   

Además, si en tu actividad laboral necesitas desarrollar un valor diferencial, tu entorno será quien potencie o inhiba la creatividad necesaria para ello. Por mi experiencia, además de trabajar algunos días desde casa, recomiendo un buen coworking porque te proporciona:  

  • Flexibilidad: De un mes para otro te puedes dar de baja y además en muchos puedes escoger si es media jornada/completa o una mesa fija/variable.
  • Tranquilidad: Todo el mundo está muy concentrado en su proyecto y por norma general es un lugar ideal para poder concentrarte.
  • Networking: Suelen haber eventos donde acabas conociendo gente de otras culturas y de sectores muy dispares.
  • Aire fresco: A veces puedes interactuar con startups que lo están haciendo bien y que pueden ser una fuente de inspiración. 
coworking

Otra alternativa que no está nada mal es ir a la biblioteca, pero la recomiendo para días puntuales en los que realmente necesites estar muy concentrado y no quieras atender llamadas.  

Previsión Económica

Cuando hacemos un “business plan” se dice que tenemos que valorar tres escenarios: optimista, realista y pesimista. Pues bien, nada de eso! ¡Hay que empezar siendo pesimistas! ¿Por qué? Porque uno es más prudente, se hace una previsión de “no ingresos” como mínimo de los primeros 3 o 4 meses y si la cosa va mejor de lo esperado es una inyección de moral brutal; no olvidemos que muchos clientes pagan a 30, 60, e incluso los más grandes, a 90 días.

Formación continua

En un entorno laboral tan competitivo y dinámico, la mejor forma de destacar y asegurarte el futuro es la adquisición constante de nuevos conocimientos y estar al corriente de las tecnologías que te permiten ser más eficiente en tu sector.

Las redes sociales profesionales, los blogs, los tutoriales y las herramientas que te permiten ir guardando toda la información en un mismo sitio ayudan mucho a conocer tendencias y novedades, pero lo que está experimentando una auténtica revolución es la formación y la enseñanza. Las universidades se están centrando en un nicho y es que la gente ya no quiere pagar un pastón por tener un título, sino que prefieren hacer cursos/programas más cortos, específicos y económicos, donde vean rápidamente un retorno de la inversión y además hagan networking.

Por último, no hay que olvidar que van ganando terreno las “soft skills” y todo lo que sea lectura, formación online, experimentación e incluso la contratación puntual de un consultor, pueden ayudar a mejorarlas.  

Diversificación del riesgo

¡Cuidado con la regla del 80-20! No es aconsejable que el 20% de tus clientes genere el 80% de tu facturación porque en un entorno tan cambiante la supervivencia de tu negocio no puede estar en manos de unos pocos. Es ideal tener clientes recurrentes, pero no os durmáis en los laureles y seguid ampliando vuestra cartera para no depender de nadie.

Marca personal

Una buena estrategia de branding personal te ayudará mucho a posicionarte en un mercado atomizado. No olvidéis que vivimos en la era de Google y que toda la información que necesiten sobre ti la tendrán al alcance de un clic.

Como dice Seth Godin: “¿Creéis que vais a ofrecer algo diferente? porque lo demás ya lo hemos visto y no nos llama la atención.” 

Si no tenéis una ventaja diferencial, no os lancéis al vacío, animaros a generarla y aportar valor al mercado.

personal brand

La economía mundial está sufriendo una revolución en la demanda de profesionales freelance y, cada vez más, las empresas buscan perfiles muy concretos para cubrir ciertas necesidades. 

Espero que mis consejos os sean útiles si tenéis que valorar una decisión tan importante y os animo a que compartáis vuestras experiencias y puntos de vista. ¡Muchas gracias!

#GoforIT

Write a comment

X
Aviso de cookies